De  elmundo

Rafael Nadal se hace un ‘selfie’ con unas gafas conmemorativas de 2019. DARREN ENGLANDEFE

Arranca el curso con un torneo de preparación para el Open de Australia

Resuelta cualquier duda que hubiera podido suscitar su renuncia a jugar el partido por el tercer puesto en la exhibición de Abu Dhabi, Rafael Nadal ya espera su debut en el torneo ATP 250 de Brisbane, su despegue oficial de la temporada. «Tengo grandes recuerdos de mi participación en 2017 y lamento no haber jugado la pasada edición», dijo el número dos del mundo a su llegada al aeropuerto de la ciudad australiana en declaraciones a la ATP (Asociación de Tenistas Profesionales). En su única participación en el torneo, cayó ante Milos Raonic en cuartos de final. En 2018 tenía previsto disputarlo, pero renunció finalmente al no encontrarse en plenitud física.

Su debut se producirá mañana contra el vencedor del partido entre Jo-Wilfried Tsonga o Thanasi Kokkinakis, ya en segunda ronda, a la que pasa exento. Ambos son adversarios peligrosos en superficies rápidas. Por su mismo lado del cuadro podría encontrarse con el joven australiano Álex de Miñaur en cuartos, Murray o Raonic en semifinales y Nishikori, Dimitrov, Edmund o Kyrgios en una hipotética final. «Después de un tiempo difícil es bueno estar de vuelta. Como dije en Abu Dhabi, para mí es importante dar pasos adelante y no hacia atrás. Frustra mucho estar lesionado. Hay que cuidar el cuerpo y hacer las cosas bien», comentó.

El Abierto de Australia, que comienza en Melbourne el día 14, será el primer gran objetivo del curso. Cuartofinalista el pasado año, cuando hubo de retirarse con el marcador en contra ante Marin Cilic, el español quiere pelear por un nuevo grande que añadir a los 17 que ya posee. No anduvo lejos de lograrlo en el último que disputó, hace cuatro meses, en Nueva York, donde también se vio obligado a abandonar por lesión cuando cedía ante Del Potro.

Deja un comentario