De  eltiempo

Este año, el Jazz & Heritage Festival de New Orleans cumple 50 años y celebrará sus bodas de oro con una edición especial que va del 25 al 28 de abril y del 2 al 5 de mayo. 

Esos ocho días de programación tendrán artistas de la talla de los Rolling Stones, Katy Perry, Santana, Pitbull, Al Green y Van Morrison. Esos nombres son una muestra de que el festival va más allá de su género madre.

Y la nómina la complementa un colombiano: J Balvin, un artista que ha venido garantizando presencia en festivales de renombre que no habían estado ligados al reguetón. Así pasará con Coachella, en California, en donde el paisa se presentará en la edición de este año, que será del 12 al 21 de abril. 

En su primera edición, este festival de jazz contó con figuras como la cantante de góspel Mahalia Jackson y el pianista Duke Ellington, cuyo nombre se escribe en mayúsculas en la historia del género. 

El encuentro fue la culminación de años de trabajo de los líderes de New Orleans, que buscaban crear un evento que fuera digno de la ciudad que fue la cuna del jazz

Desde sus comienzos, el festival ha buscado convertirse en un escenario que celebre las herencias del jazz, además de lograr una importancia cultural y una conexión con lo popular.

De hecho, el concepto inicial del festival incluía ofertas de variedades de músicas indígenas. « El Jazz & Heritage Festival de New Orleans representa una nueva y excitante idea en la presentación de festivales. Este festival solo se puede realizar en New Orleans, porque aquí y solo aquí está la herencia musical más grande de Estados Unidos », dijo el empresario George Wein, que estuvo detrás de la organización, cuando se lanzó el evento.  

A medida que avanzaban los años, el festival lograba mucha más popularidad y afluencia en sus presentaciones, llegando a reunir a más de 300.000 espectadores a finales de la década de 1980.

En los últimos años, el encuentro ha buscado convertirse en una particular celebración musical tanto de la tradición como de las corrientes contemporáneas. Es así como ha establecido cerca de doce escenarios para sus presentaciones, que van desde jazz y góspel hasta música latina, caribeña y africana, pasando por blues y  ‘rhythm and blues’.

Esa variedad de géneros explica la presencia exponentes de ritmos urbanos, como J Balvin, que de todas maneras ha generado debate. 

Deja un comentario