De  elespectador

¿Quieres hacer ejercicio pero crees que no puedes costearlo? Existen alternativas más económicas que la membresía en un gimnasio.

Si lo único que te impide cumplir el propósito de mantenerte en forma o quizás bajar algunos kilos de más es el costo del gimnasio, tenemos buenas noticias: no es la única manera que existe para que hagas una buena actividad física.

Existen muchas alternativas de bajo costo que pueden ayudarte a estar en forma, sin exceder tu presupuesto. Estos consejos podrán ayudarte a comenzar.

 

Aprovecha las oportunidades diarias

No necesitas un gimnasio ni un equipo especial para hacer un entrenamiento aeróbico. Con un poco de creatividad, las actividades que realizas diariamente pueden convertirse en parte de tu rutina de ejercicios.

– Redobla el esfuerzo. Sal a dar una caminata a paso ligero todos los días, ya sea en tu vecindario o en un centro comercial. Usa las escaleras en lugar del ascensor y haz que subir las escaleras sea un entrenamiento completo. Siempre que puedas, estaciona más lejos de tu destino para aumentar la cantidad de pasos que das.

– Haz que las tareas domésticas sean tus aliadas. Cortar el césped, arreglar el jardín o barrer. Las actividades que haces dentro de casa, como pasar la aspiradora y fregar, cuentan como entrenamiento si aumentan la frecuencia cardíaca.

– Juega con tus hijos. Si tienes hijos no te sientes a verlos jugar. Jueguen juntos a las escondidas o a la pelota. Camina con ellos hasta el parque, baila, da un paseo familiar en bicicleta. Si a tus hijos les gusta los videojuegos conéctate con ellos y podrás usar una raqueta de tenis virtual o practicar un poco de boxeo.

 

Improvisa con artículos del hogar o con tu peso corporal

Si prefieres no gastar dinero en equipos para hacer ejercicio, usa artículos comunes del hogar o tu peso corporal para hacer diversos ejercicios:

– Productos enlatados. Muchos productos enlatados pueden servir como pesas de mano.

– Silla o banquillo. Usa una silla para sostenerte mientras haces ejercicios, como flexiones de piernas. Un banquillo sólido puede servir como equipo de ejercicio si lo utilizas, por ejemplo, para hacer step, un ejercicio aeróbico similar a subir y bajar escaleras.

– Usa el cuerpo. No necesitas ir al gimnasio ni levantar pesas para mejorar tu estado muscular. Usa tu peso corporal para hacer ejercicios de entrenamiento con pesas y entrenamiento de resistencia.

 

Considera la posibilidad de hacer una pequeña inversión

Si puedes invertir un poco de dinero busca productos económicos para agregar variedad a tu rutina de entrenamiento.

– Pesas de mano. Son ideales para fortalecer la parte superior del cuerpo. Puedes encontrarlas en diversos pesos y algunas se ajustan para ofrecer una amplia variedad de niveles de resistencia.

– Aplicaciones y DVD de ejercicios. Crea el ambiente de una clase de gimnasia aeróbica en tu propia sala con un DVD de ejercicios. Otra alternativa es elegir un programa o una aplicación que te ayuden a mejorar la fuerza y la flexibilidad, o que hagan un seguimiento de la distancia y del tiempo mientras haces ejercicio.

– Balón suizo. El balón suizo, a veces denominado pelota de pilates, se parece a un enorme balón de playa. Te permite ejercitar la zona media del cuerpo, incluidos los músculos abdominales. Puedes también usar el balón suizo para mejorar la flexibilidad y el equilibrio. Las pelotas BOSU igualmente se pueden utilizar para mejorar el equilibrio. Son similares al balón suizo, pero tienen una base plana estable.

– Lazo para saltar. Saltar la soga puede ser un excelente ejercicio cardiovascular.

– Bandas elásticas. Al tirar de las bandas elásticas, la resistencia es similar a la de las pesas. Úsalas para fortalecer los músculos de los brazos y otras partes del cuerpo. Puedes elegir diversos grados de resistencia, según cual sea tu estado físico.

 

Deja un comentario