De  Okidaio

Croacia se impuso por 19-23 a los Hispanos en el último partido de la fase de grupos del Mundial de balonmano 2019

Los Hispanos pasan a la main round con 2 puntos y se enfrentará a Alemania, Francia y Brasil

Los Hispanos sufrieron la primera derrota del Mundial de balonmano 2019 al caer por 19-23 frente a la dura Croacia. Los errores le costaron caros a una España que falló lo indecible en zonas ofensivas, por lo que los de Jordi Ribera pasan con dos puntos a una main round en la que se medirán a Francia, Alemania y Brasil.

Los de Jordi Ribera tenían en su mano hacer una primera fase inmaculada después de contar por victorias todos sus partidos en el Mundial de balonmano 2019. Para ello sólo quedaba un rival: Croacia. La nunca sencilla selección croata estaba delante y tenía el mismo objetivo que los Hispanos, hacer pleno de triunfos en esta fase de grupos para pasar a la main round con 4 puntos.

Había en juego dos puntos importantísimos para la main roundEspaña se medirá a Alemania, Francia y Brasil- y eso lo dejaron claro los dos equipos desde el principio. Con Rodrigo Corrales bajo palos, los Hispanos empezaron imponiéndose al cuadro croata en los primeros minutos, hasta que los balcánicos le dieron la vuelta al marcador con un 4-6, en gran parte, gracias a las paradas de su portero Marin Sego, que detenía más que Oblak, Courtois y Ter Stegen juntos.

La salida de Dani Sarmiento al parqué devolvió la igualdad al electrónico. Los croatas trataban de frenar a los Hispanos a base de faltas y el combinado español se empeñaba en fallar en ataque para permitir a los balcánicos escaparse en el marcador. Pases defectuosos, faltas en ataque o las ya mencionadas paradas de Sego fueron las tragedias de los de Jordi Ribera que les valieron al rival para hacer un parcial de 0-5.

Aún así, a contrarreloj, los Hispanos maquillaron el marcador antes del intermedio. Croacia se iba a los vestuarios 10-13 arriba y España pensando en cómo mejorar el 45% de eficacia ofensiva que firmaron en una primera mitad en la que los de Jordi Ribera insistieron en atacar por el centro, zona donde mejor defienden los hombres de Lino Cervar.

Los errores, la nota predominante

En la reanudación se vio una mejor versión del combinado nacional, pero fue un espejismo. Pese a esto, Stepancic y Musa estaban de dulce y costaba en exceso acercarse en el marcador. Más aún cuando Sego continuaba con el muro en la portería. De contragolpe, desde el lateral o el centro, daba igual, el arquero del Szeged húngaro no dejaba pasar ni una. Los Hispanos no encontraban soluciones ante la rocosa zaga croata, además de tener problemas a la hora de crear y finalizar que no acostumbran sufrir.

Los errores continuaban cayendo del lado de los Hispanos. Sin hacer una mala defensa, a España le costaba hacer goles. A falta de 10 minutos se veía posible lograr el empate aunque Croacia marchara tres arriba, pero esos continuos fallos ofensivos estaban castigando en exceso a los guerreros españoles, que veían como los balcánicos se unían al estilo errático que llevaba el partido, pero que no les impidió llevarse la victoria por 19-23.

Deja un comentario