De  elpais

Operarios excavan una galería horizontal junto al pozo donde se cayó a Julen. EFE

Primero viene el orgullo. Ése del que hablaba este sábado el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska: « Como miembro del Gobierno de España siento orgullo por la solidaridad mostrada por los vecinos de Totalán y los servicios de toda España ». También lo recalcó Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, delegado del Gobierno en Andalucía: « Ha sido una misión colosal, una misión que nos ha unido a todos. Lo único que ahora podemos hacer es que este ejemplo de eficacia y de solidaridad sirva para otras emergencias del futuro ».

Ese orgullo, personalizado sobre todo en la figura de los ocho mineros asturianos, hoy alzados por el público a héroes nacionales, que han participado en el rescate de Julen del pozo de Totalán.

Teorías sobre el tapón

Pero después del orgullo, del luto y del pésame, vienen las incógnitas. Y en el caso de la tragedia de Julen Roselló hay varias. Grande-Marlaska anunció que se iniciaría una investigación, dirigida por el Juzgado de Instrución número 9 de Málaga. Gómez de Celis habló de que había varias teorías pero ninguna certeza. Teorías sobre el tapón dentro del pozo que dificultó el rescate de Julen y que obligó a la construcción de un túnel vertical en paralelo al pozo para acceder a su cuerpo.

Ayer supimos varias cosas importantes: los primeros resultados de la autopsia de Julen indican que el niño falleció el mismo día en que se precipitó al pozo. También que cayó de pie y que presentaba un « traumatismo craneoencefálico severo » y « politraumatismos compatibles con la caída ».

« Por lo menos ya sabemos que no sufrió ni estuvo agonizando varios días », dice por teléfono un primo del padre de Julen. « Ahora que se aclare que es lo que pasa con ese tapón », añade. Un tapón de tierra a 71 metros de profundidad que aún no se sabe cómo se formó. Por eso, la Guardia Civil lo está analizando. Según ha informado EL MUNDO esta mañana, los agentes creen que el tapón se formó por desprendimientos durante la caída del niño y los posteriores intentos de su padre y de otros familiares por socorrer a Julen.

« Es muy difícil saberlo ahora. Cuando se analice la tierra saldremos de dudas », explica Juan Arrabal, que ha sido el hombre encargado de coordinar la maquinaria empleada para adentrarse en el pozo. « Había varias fallas y capas con diferentes materiales, muchos como la pizarra o derivados. Desde arriba nosotros no podíamos descifrarlo », sentencia Arrabal.

¿Por qué estaba cerrado el pozo?

La segunda incógnita a responder es el motivo por el que no estaba cerrado el pozo. Aquí entran dos protagonistas. El primero, Antonio Sánchez, propietario de la empresa que realizó, sin ningún permiso, la perforación. Antonio dijo a la Guardia Civil que le contrataron para abrir un pozo de captación de agua. Eso fue en diciembre y no consiguió finalizar el trabajo. « Después lo sellé con unas piedras y alguien modificó el terreno posteriormente », dijo el pocero. El segundo protagonista sería David, el dueño de la finca donde está el pozo y primo del niño, que siempre ha defendido que el agujero -que era totalmente ilegal porque carecía de los permisos necesarios de la Junta de Andalucía- estaba abierto. « Estaba tapado con unas piedras, nadie las quitó. Pero se ve que no estaban bien puestas y Julen pisó y se coló entre ellas », explicó José Roselló, el padre de Julen, a ‘Diario Sur’. « David abrió el pozo porque se quería construir una casa en el terreno y buscaba agua », asegura un vecino del propietario de la finca.

Ahora, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) intenta averiguar si los movimientos que había en el terreno para hacer una zanja junto al pozo pudieron provocar que se moviera la piedra con la que en teoría Antonio Sánchez cerró el pozo.

Deja un comentario