De  Okidaio

La memoria de Pablo Iglesias es bastante selectiva. El líder de Podemos no recuerda una conferencia en la Universidad del País Vasco, en mayo de 2013, en la que reprochaba que hubiera trabajadoras ecuatorianas “limpiando el culo a viejos españoles sin estar dadas de alta en la Seguridad Social y sin contrato”. Exactamente lo mismo que practicaba su actual número 3 en la formación morada Pablo Echenique.

La pasada semana el secretario de Organización de Podemos fue condenado por el juzgado de los Social número 2 de Zaragoza, que confirmó la sanción al dirigente podemita, por haber tenido a un asistente trabajando para él sin contrato y sin darlo de alta en la Seguridad Social. El caso, que vio la luz en el año 2016, y se produjo durante meses cuando Echenique era ya cargo público. El esclavista podemita todavía no se rinde y volverá a recurrir la sentencia.

El que no ha dicho ni una palabra es su jefe de filas. Iglesias ya no se rasga las vestiduras, como hacía en aquella conferencia de 2013, en la que denunciaba la situación de desamparo de las trabajadoras ecuatorianas en España explotadas por los ‘Echeniques’ de turno.

“Si yo fuera presidente de Ecuador”, se ponía en la piel Iglesias para denunciar este maltrato, y continuaba “[…] así que hay un montón de ciudadanas ecuatorianas que están limpiando el culo a viejos españoles sin estar dadas de alta en la Seguridad Social y sin contrato”, relataba el dueño del casoplón en Galapagar, explicando cómo acabaría él con esa situación de un plumazo. “Ahora me dicen los españoles que no les van a atender en un centro sanitario… pues nacionalizo un banco español y mañana nos sentamos a negociar”, decía Iglesias.

El problema para Iglesias es que, ni era el presidente de Ecuador, ni ha tomado –como prometía en el vídeo– ninguna medida contra los explotadores que pagan en b a sus empleados y no les dan de alta en la Seguridad Social, empezando por su compañero de filas.

 

 

Deja un comentario