De    Hoy

El jefe del Parlamento venezolano y autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, insiste en que la solución a la severa crisis venezolana pasa por la convocatoria a elecciones «reales» y con garantías, al tiempo que dijo que no aceptará un diálogo «falso» con el Gobierno de Nicolás Maduro.

«Ni nos prestamos para falsos diálogos y mucho menos vamos a ir a elecciones que no tengan las condiciones reales», dijo el opositor en una asamblea abierta con cientos de simpatizantes en el este de Caracas.

Las afirmaciones de Guaidó tienen lugar simultáneamente al exhorto que hicieron a Maduro varios países europeos para que se anuncien comicios en los próximos ocho días.

Los Gobiernos de España, Francia, Alemania, Reino Unido, Portugal y Holanda conminaron a Maduro a convocar comicios como una condición para no reconocer a Guaidó como presidente interino de Venezuela.

La decisión de estas naciones, que Guaidó saludó, intensifica la presión internacional sobre Maduro, que gobierna desde 2013, y llevó a Guaidó a reiterar que comparte el llamado a elecciones como fórmula para destrabar la crisis política, aunque alertando que «son muchos» los elementos de la «elección libre» que necesita el país.

Entre ellos, mencionó la renovación del registro electoral, que dijo también debe ser abierto fuera de Venezuela, y que no existan dirigentes inhabilitados o partidos ilegalizados, como ocurrió en las últimas votaciones a la Presidencia. «Por lo cual no fuimos (a las elecciones del 20 de mayo), ya demostramos claramente que para farsas no nos vamos a prestar, mucho menos en un momento donde hay una capacidad muy importante de lograr el cambio para nuestro país», añadió al calificar la propuesta europea de elecciones como una que va en «dirección correcta».

Asimismo, señaló que está dispuesto al dialogar con funcionarios que den la espalda a Maduro y, aunque dijo que «en su momento» informará con quién ha sostenido reuniones, no confirmó ninguna. «Estamos dispuestos a reunirnos con todos los funcionarios, a tener un acercamientos para lograr el cese de la usurpación, Gobierno de transición y elecciones libres», dijo como ha hecho desde que asumió la jefatura de la Cámara hace casi un mes. «No se está negociando nada, se están haciendo exigencias ajustadas a la Constitución», aclaró.

Guaidó respondió así a los constantes cuestionamientos que han surgido desde que en la víspera el Gobierno de Maduro asegurara que el opositor pidió a Diosdado Cabello, considerado número dos del chavismo y jefe de un órgano que arrebató al Parlamento sus competencias, reunirse en un hotel de Caracas.

El viernes, el ministro de Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, mostró un vídeo con «pruebas» de una supuesta reunión entre Guaidó y Cabello.

Guaidó no confirmó la veracidad de este material, al tiempo que instó al chavismo a divulgar «lo que quieran».

En tanto que Cabello dijo hoy que informará qué temas se trataron en ese encuentro si Guaidó insiste en negar que ocurrió.

Mandato «ilegítimo»

Guaidó elevó la tensión política en Venezuela el pasado miércoles al asegurar que asumía de forma interina las competencias del Ejecutivo ante la «usurpación» que, considera, hace de la Presidencia Nicolás Maduro.

El líder chavista se impuso con holgura en los comicios de mayo pasado, a los que no se presentó el grueso de la oposición por considerarlos fraudulentos, y juró su nuevo cargo hace dieciséis días ante el Supremo.

Pero el antichavismo afirma que Maduro «usurpa» la Presidencia, al estimar que su segundo mandato de seis años es «ilegítimo» y, por tanto, el Poder Ejecutivo recae en el jefe del Parlamento hasta que sean convocadas nuevas elecciones, según la interpretación que hacen de varios artículos de la Carta Magna.

También hoy, Maduro recibió en el palacio presidencial de Miraflores a un grupo de simpatizantes, insistió en sus denuncias de golpe de Estado contra su Administración y criticó la «posición nefasta» de España con respecto a la crisis venezolana.

El Gobierno venezolano había anunciado que este sábado recibiría al personal diplomático que tenía destacado en Estados Unidos, tras romper relaciones con este país, pero finalmente solo regresaron dos funcionarias que no fueron recibidas por Maduro, como estaba previsto.

Más información

Deja un comentario