De  Milenio

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, llamó a los ciudadanos a participar pacíficamente en las manifestaciones oficialistas y antigubernamentales que se llevarán a cabo este miércoles, con las que, denunció, Washington quiere que se desate el caos en el país.

“Cada quien que salga en paz (…), el imperio quiere violencia, quiere enfrentamiento entre venezolanos, quiere caos, busca que Venezuela se divida (…) y hay grupos políticos de la derecha que le hacen el favor al imperialismo”, afirmó el mandatario en un acto político transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión.

Maduro aseguró que su gobierno tomó “todas las medidas de seguridad” para hoy, cuando se conmemora en Venezuela la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, mientras la oposición ha convocado a masivas manifestaciones contra el gobierno chavista en Caracas y en los 23 estados del país.

“Hagan lo que hagan va a prevalecer la soberanía y el pueblo (…), la paz, la Constitución y la revolución bolivariana (…) no podemos esperar nada bueno de la derecha fascista y debemos nosotros prepararnos, por eso digo nervios de acero, calma y cordura, máxima conciencia y máxima movilización”, prosiguió.

Mientras tanto, Juan Guaidó, el jefe del Legislativo de mayoría opositora, clamaba, al convocar a la marcha, que “es una cita histórica con nuestro país, con el futuro de nuestros hijos. Militar venezolano, mañana tenemos una cita histórica con el pueblo”.

Desde Washington, el vicepresidente estadunidense, Mike Pence, daba por la mañana su apoyo a la oposición a través de un video en Twitter.

“Seguiremos con ustedes hasta que se restaure la democracia y recuperen su derecho a la libertad”, expresó Pence en un texto en el que llamó “dictador” a Maduro y utilizó algunas palabras en español.

En respuesta, el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, acusó a Pence de haber ordenado a los sublevados entregar armas a activistas de Voluntad Popular (VP) —partido de Guaidó y del encarcelado líder Leopoldo López— para provocar “heridos y muertes en la manifestación”.

Mientras que Maduro acusó a Pence de promover un golpe de Estado y ordenó a la Cancillería iniciar “una revisión total de las relaciones” con Washington.

También Maduro acusó a VP de haber atacado en las últimas horas con bombas molotov algunos monumentos e inmuebles, en medio de la treintena de protestas antigubernamentales que hubo en barriadas caraqueñas.

“La violencia se la dejamos a otros, mañana es reencontrarnos como pueblo, hablarle al mundo de los pasos que vamos a tomar para que cese la usurpación, lograr un gobierno de transición y una elección libre”, explicó Guaidó, al referirse al objetivo de las manifestaciones opositoras.

El oficialismo marchará desde el este y el oeste de Caracas para respaldar a Maduro, a quien la oposición y buena parte de la comunidad internacional señalan como ilegítimo por haber obtenido su reelección en unos comicios señalados de fraudulentos y en los que no pudieron participar sus principales contendientes.

Maduro juró este mes su segundo mandato, que lo mantendrá en el poder hasta 2025, y cuenta con el apoyo de los jerarcas de los poderes públicos, excepto el Congreso, que está en manos opositoras.

Será el primer gran pulso callejero tras las marchas que dejaron 125 muertos entre abril y julio de 2017, en medio de la peor crisis en la historia moderna del país petrolero, con escasez de alimentos y una hiperinflación que el FMI proyecta en 10 millones porcentuales para este año.

CLAVES

PRESENCIA EN OEA
La Asamblea Nacional de Venezuela acordó mantener al país en la OEA y designó a Gustavo Tarre Briceño como representante.

CITA DEL ORGANISMO
La OEA convocó para el jueves a una nueva sesión extraordinaria para analizar “los recientes acontecimientos en Venezuela”.

GESTIÓN DE RUBIO
El senador por Florida Marco Rubio pidió a Donald Trump reconocer al líder del Congreso, Juan Guaidó, como presidente legítimo de Venezuela.

Deja un comentario