De  elpais

El ex presidente del BBVA, Francisco González
El ex presidente del BBVA, Francisco González Vincent WestREUTERS

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, fue este lunes meridianemente claro sobre las importantes consecuencias que el caso Villarejo puede tener para BBVA. En su opinión, que es la del regulador bancario, es necesario una investigación con « total profundidad » y con « la mayor prontitud posible » para aclarar el supuesto espionaje del ex comisario que habría sido encargado por del propio banco. Y admitió, además, que el hecho que Francisco González se mantenga como presidente de honor de la entidad puede supone un grave problema. « Es un elemento reputacional importante para la institución, a nadie se nos escapa », aseguró.

« Es muy importante que la investigación se realice con total profundidad y con la mayor prontitud posible para tratar de eliminar y minimizar el riesgo reputacional potencial que podría suponer para la propia entidad », añadió el gobernador en declaraciones recogidas por Europa Press después de su intervención antes la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados.

De esta manera, Hernández de Cos se manifestó en un sentido similar al expresado por el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, quien la semana pasada ya afirmó que el « tiempo es esencial » y que es esencial que los análisis en marcha « estén disponibles lo más rápidamente posible ». Pero, al mismo tiempo, el gobernador del Banco de España, que ha variado de manera muy notable el tono respecto a sus antecesores en el cargo, fue un poco más allá al hacer una clara alusión al daño que la continuidad de González puede ocasionar al segundo banco de España.

Las palabras de Hernández de Cos se produjeron unas horas después de que el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, hubiese negado tener conocimiento de la presunta operación de espionaje para frenar la compra del banco por parte de la constructora Sacyr. Goirigolzarri fue consejero delegado de la entidad entre 2001 y 2009 y, por lo tanto, ocupó el puesto durante los años en los que se produjeron las presuntas escuchas a miembros del Gobierno.

« Todo lo que está saliendo en los medios representa una enorme sorpresa para nosotros porque nunca supimos nada de esto. Nunca participamos en lo que se está publicando en el supuesto de que así ocurriese », explicó durante la rueda de prensa de los resultados trimestrales del banco participado por el Estado.

Goirigolzarri extendió sus palabras al consejero delegado de Bankia, José Sevilla, que también ocupó cargos de alta responsabilidad en BBVA en aquella época. Ambos evitaron pronunciarse sobre la investigación puesta en marcha por la entidad ahora dirigida por Carlos Torres para aclarar los hechos, y se limitaron a señalar que « la influencia no es buena » para la reputación del sector. « Estoy convencido de que BBVA está trabajando con la mayor diligencia posible », añadió.

Deja un comentario