De  europapress

Actualizado 27/12/2018 11:39:31 CET

PEKÍN, 27 Dic. (Reuters/EP) –

Ma Jian, exviceministro del Ministerio de Seguridad Estatal chino y exalto cargo de la Policía Secreta, ha sido condenado a una pena de cadena perpetua por haber aceptado sobornos durante el ejercicio del cargo, según ha informado el tribunal que ha llevado el caso.

Ma ha sido declarado culpable de delitos que incluyen la aceptación de sobornos, el desarrollo de acuerdos comerciales « coercitivos » y el uso de información privilegiada, según ha explicado el Tribunal Popular Intermedio de Dalian, en un comunicado publicado en su página web.

Ma, que llegó a ser viceministro de Seguridad Estatal, es uno de los más altos cargos de los servicios de Seguridad chinos encarcelados desde que fue condenado a prisión el ex alto cargo de la Seguridad Interior china Zhou Yongkang, sentenciado a cadena perpetua en 2015 por escándalo de corrupción.

El caso de Ma está vinculado con el del fugitivo más buscado de China, el magnate exiliado Guo Wengui, que vive en Nueva York, en Estados Unidos, y que ha atraído la atención internacional con sus críticas al liderazgo del Partido Comunista chino.

En su comunicado, el Tribunal Popular Intermedio de Dalian ha dicho que alcanzado un veredicto basándose en que Ma había recibido « una cantidad particularmente enorme » de sobornos y su colaboración con la empresa de Guo es « especialmente grave ».

Según la corte, Ma se valió de su cargo para conspirar con Guo y para ayudar a las empresas de este magnate con amenazas para obligar a otras personas a hacer transferencias ilegales de dinero a estas firmas.

Ma habría recibido más de 100 millones de yuanes (12,78 millones de euros) en propiedades por su trabajo y ganó cerca de cinco millones de yuanes (unos 640.000 euros) con la compraventa de acciones con información privilegiada.

Ma ha afirmado que acepta el veredicto y que no recurrirá la decisión del tribunal, según la propia corte. Ma fue puesto bajo investigación en 2015 y fue expulsado del Partido Comunista chino (PCCh) justo un año después.

Decenas de altos cargos gubernamentales chinos han sido investigados o encarcelados desde la llegada al poder del actual presidente chino, Xi Jinping, que se ha marcado la lucha contra la corrupción como una de sus prioridades por considerar este fenómeno como una clara amenaza para el régimen del Partido Comunista chino.

El poderoso Ministerio de Seguridad Estatal espía a ciudadanos chinos y extranjeros a nivel nacional y también fuera de las fronteras del país. Es una de las agencias gubernamentales menos transparentes y no tiene página web ni portavoces.

Deja un comentario